20120322074303-101-0620.jpg


Lo Mejor que se puede decir de un ser humano, sin importar cuánto haya logrado, es que se mantuvo fiel y firme a sus principios.

 

¿Por qué crees que, a pesar de las luchas de la época en que debió gobernar, la reputación de Abraham Lincoln creció y su carácter significó tanto para los demás?

 

Es porque se mantuvo limpio, y nunca jugó con su reputación.

 

¡Qué ejemplo tan poderoso es el hecho de que el carácter es la fuerza más importante del mundo!

 

El problema con muchas personas hoy en día es que, pueden tener mucha educación, saber mucho de su especialidad, tener mucho conocimiento y ser expertos, pero no es posible depender totalmente de ellos.

 

No es difícil encontrar profesionales que sepan mucho, que sean eminencias en su campo, pero no es fácil conseguir uno que sea un ser humano antes que abogado, médico u otra profesión.

 

Es fácil encontrar vendedores exitosos, pero no es fácil encontrar quién ponga su carácter por encima de la mercancía.

 

Lo que el mundo quiere son Hombres y Mujeres que tengan principios, por encima de sus experiencias; seres humanos que luchen más allá de su oficina y sus negocios; que luchen por alguna buena causa dentro de su comunidad, gente cuya sola presencia inspire.

 

Nuestros ideales son los que determinan la dirección de nuestra vida.

 

Piensa que si lo más bueno de ti no te produce éxito, de seguro que lo más “malo nunca lo va a lograr”.

 

Es por eso que te digo en este texto que ante cualquier duda, nuestra firmeza, nuestro carácter, nuestra honestidad, nuestra responsabilidad ante la vida, ante las personas, ante todo, después de todo, y durante todo.

 

 

Mi Diluvio de Besos Para Ti

Tu Amiga

Katiuska